Beneficios de la Meditación

¿Tienes la sensación de que todo sucede demasiado deprisa? la meditación es el mejor remedio.

Consejos para vivir mejor con meditación

Meditación para vivir mejor

¿Te sobra estrés y te falta tranquilidad?

El estrés es una enfermedad muy habitual en los tiempos actuales y que afecta sensiblemente nuestra salud.

Estrés, nervios, mal humor, problemas cotidianos…. estas son algunas de las cuestiones que nos abordan en el día a día y dejamos pasar sin darles una solución por desconocimiento, desinterés o falta de tiempo.

Hay que ser conscientes que el estrés es como una bola de nieve, a medida que va rodando se hace más grande.

Vivir estresado es un problema que si no le damos solución irá empeorando.

Quiero aprender a llevar una vida más tranquila y con menos preocupaciones, que me permita descansar y ser más feliz.

Conseguir esto es mucho más fácil de lo que en un principio parece, tan solo se requiere cultivar la mente y ser constante en ello.

Qué es la meditación

Beneficios de la Meditación 1

Es una herramienta muy poderosa para entrenar la mente y así ayudar a relajarte y sentirte mejor.

El objetivo principal de la meditación es concentrarse “en nada” y poco a poco relajar la mente hasta liberar la conciencia y lograr la paz interior.

Dedicar unos minutos diariamente a realizar unos ejercicios de meditación nos aportaría grandes beneficios en nuestra salud.

¿Sabías que de los 60.000 pensamientos que tenemos al cabo del día la mayoría son negativos?… y sin darnos cuenta.

Cómo aprender a estar en paz

La relajación nos permite disfrutar de múltiples beneficios como por ejemplo:

  • Una mejor salud física.
  • Mayor control de nuestros músculos.
  • Mejora nuestra capacidad cognitiva.
  • Reduce el estrés…

A nivel fisiológico la relajación del cuerpo y la mente reporta notables mejoras:

  • Disminuye la presión arterial, la tensión muscular, la frecuencia cardíaca, la secreción de adrenalina y noradrenalina, el ritmo respiratorio, el metabolismo basal…
  • A nivel cognitivo nos permite aumentar la concentración y la creatividad además de disminuir los niveles de estrés y tristeza.

En definitiva, saber relajarse consiste en saber controlar nuestro cuerpo y nuestra mente, nos permite mejorar nuestra salud física y mental, así como prevenir la aparición de enfermedades (dolor de cabeza, dolores musculares, ansiedad, depresión…).

Las “técnicas” de relajación, son conjuntos de procedimientos y recursos que se sirven por medio de “métodos” o procedimientos ordenados y sistemáticos para llevarlos a cabo.

Hay muchos (activos y pasivos, occidentales y orientales, sencillos y complejos, corporales e introspectivos, técnicos y naturales…)

Quizás haya tantos métodos como personas que los practican, el objetivo final es el mismo, relajación.

¿Cuál es el más efectivo? todos y ninguno, lo mejor es probar y quedarte con aquel que te sea más cómoda la meditación.

Hay personas que se relajan fácilmente, otras “se resisten” tenazmente, así como existe discrepancia entre los individuos en cuanto a los fenómenos vividos durante dicho estado: todo ello depende de la personalidad, del medio y de la voluntad.

Ambientalmente, la relajación se puede practicar de forma individual o colectiva, en un lugar cerrado o al aire libre, en un sitio tranquilo o en el trabajo… No hay normas fijas.

Además, es verdad que la relajación suele exigir cierta técnica, pero en sí, más que una técnica o un método es un estado que nos será más fácil de alcanzar con su práctica regular.

Cambios necesarios para alcanzar tu bienestar mental

1- Haz ejercicios respiratorios

Los ejercicios de respiración profunda funcionan de maravilla para relajar la mente.

Practica los ejercicios diariamente y durante los momentos de estrés para reducir la ansiedad.

2- Come alimentos que promuevan la relajación

Algunos alimentos altos en selenio como las nueces, las setas y algunos pescados ayudan a disminuir las hormonas relacionadas con la ansiedad.

Los que contienen triptófano como la leche, huevos o almendras entre otros, ayudan a producir un componente químico (la serotonina) la cual aumenta la felicidad y además es un protector del sistema nervioso central.

3- Trata de hacer algo de ejercicio a diario

El ejercicio es el responsable de liberar las endorfinas que crean un sentimiento de felicidad.

4-Hidrátate

Las bebidas calientes ayudan a liberar la tensión y reducen el estrés.

Evita bebidas azucaras, la cafeína y el alcohol, ya que pueden estimulará a tu cerebro y aumentará tu ansiedad.

5- Mejora tu capacidad pulmonar

Realiza ejercicios para aumentar tu capacidad pulmonar, existen muchas formas de incrementar la cantidad de aire que pueden retener los pulmones, y mejorar la eficiencia con la que se captura el oxígeno y fortalecen los pulmones.

Incorpora ejercicios de cardio a tu rutina, esto puede hacer maravillas por tus pulmones.

5/5 - (3 votos)

Deja un comentario

Formas de pago